Aventuras en la granja

visita a la granja de Granja d'Aventura ParkEl invierno suele mantenernos más horas entre cuatro paredes pero, cuando hay niños en casa, las salidas al exterior son prácticamente obligatorias. Desde que volví a trabajar paso menos tiempo con la peque y entre semana los paseos al aire libre suelen ser cortitos y consisten básicamente en ir al parque, dar una vuelta por el barrio, hacer compras y poco más. Pero, el fin de semana nos permite planificar excursiones más largas e interesantes en familia. Ya os hablé en otras ocasiones acerca de ir a la montaña con los peques y también os conté nuestra visita a un bosque de hayas. Bueno, en esta ocasión, nos fuimos a la granja, concretamente a la Granja d’Aventura Parkuna visita educativa y divertida.

Pero antes de contaros nuestra experiencia hablemos de por qué es tan importante que los niños hagan actividades al aire libre. En primer lugar porque el juego al aire libre promueve el ejercicio físico en contraposición con el sedentarismo de la actividad dentro de casa. Así, los niños consumen mas energía y luego, entre otros beneficios, duermen mejor. En segundo lugar, porque el entorno exterior cambiante y diverso estimula todos sus sentidos. Al mismo tiempo que es un escenario que propicia la imaginación y la invención, potenciando la creatividad y el ingenio. Y que, incluso puede ayudarlos a ampliar vocabulario, ya que les ofrece la oportunidad de conocer y aprender a nombrar nuevos objetos, sensaciones, colores, etc.

Por otro lado, al aire libre, los niños tienden a ser más autónomos e independientes, ganan confianza en sí mismos y, al interactuar con otros, aprenden las habilidades propias de la socialización. Y, por último, porque es una oportunidad ideal para vivir momentos junto a ellos y dedicarles tiempo de calidad sin las interrupciones y distracciones que suele haber en casa (tareas domésticas, televisor, teléfono, trabajo…).

La pequeña S está atravesando una etapa de curiosidad en la que toda experiencia nueva le gusta. Y aunque está en ese punto en el que no sabemos si aún es chiquita para ciertas actividades (acaba de cumplir los 21 meses), muy a menudo nos sorprende empapándose de todo, experimentando y divirtiéndose lo suficiente como para que nos sintamos satisfechos y sepamos que ha valido la pena probarlo. No podemos subestimarla. Así que cuando supe que existía la granja dije: “¡Allá vamos!”

La Granja d’Aventura Park está ubicada a 25 km de Barcelona, en Viladecavalls. Abren al público los sábados y domingos a las 11 hs. Y esa hora es la ideal para llegar, recorrer la granja y aprovechar todas las actividades, ya que aunque se repiten en varios horarios diferentes, tienen aforo limitado.

¿Qué actividades hay? Como toda granja, está repleta de animalitos, que además de ver, podemos alimentar, tocar y, en el caso de mi hija, abrazar como si fueran colegas de toda la vida (jajaja). También es posible conocer y tocar animales de otras partes del mundo y algunos exóticos. ¿Cómo veis lo de acariciar una serpiente?, nada de miedos ni aprehensiones que mi hija también lo hizo.

¿Qué más? ¿Qué más se puede hacer? Pues, visitar el huerto y que los niños aprendan a plantar una lechuga en un vasito decorado ellos mismos.

visita a la granja de Granja d'Aventura Park

visita a la granja de Granja d'Aventura Park

visita a la granja de Granja d'Aventura Park

También hay circuitos de aventura entre los árboles con diferentes niveles para niños desde 1 a 12 años. Además de tirolinas y lianas. Y un circuito de troncos en el que saltando de uno a otro y manteniendo el equilibrio pueden trabajar su psicomotricidad.

visita a la granja de Granja d'Aventura Park

visita a la granja de Granja d'Aventura Park

visita a la granja de Granja d'Aventura Park

Respecto a cuestiones prácticas, de esas que nos interesan a madres y padres, os diré que para la hora de la comida tenéis dos opciones: una zona de picnic con mesas para llevar la comida de casa (nosotros nos llevamos unos sandwiches de pollo que preparé la noche anterior) y un bar-cafetería si se prefiere comprar algo para comer allí o para tomar un café.

Podéis llevar el carrito pero, no es lo más cómodo para moverse dentro del recinto (aunque se puede). Yo, en cambio, aconsejaría llevar la mochila de porteo para los bebés que aún no caminan y para los demás, dejarlos que anden solos. De todos modos, hay una zona de taquillas y aparcamiento de carritos en la entrada, por si preferís evaluar las alternativas in situ. Y también, lavabos con cambiador.

visita a la granja de Granja d'Aventura ParkLlevad ropa y calzado cómodo y que se pueda ensuciar (toda la familia). Y no está de más una muda de recambio, por si surgen imprevistos (como caer en plancha en el barro).

Y, si os gusta hacer fotos como a mi, ¡no os olvideis la câmara! Os llevaréis unas imágenes hermosas para el recuerdo.

A nosotros nos gustó mucho. Cómo os comentaba arriba, teníamos dudas de si S tendría la edad adecuada para pasárselo bien y enterarse de algo. Pero, ¡nos sorprendió!. Además de tocar una serpiente, acarició conejos, cobayas y abrazó a un cerdo Mini Pig que parecía un perrito de lo mimoso y amigable que era. A otros animalitos, aunque no se atrevió a tocarlos, los observó de muy cerca. También disfrutó del circuito entre árboles recorriéndolo unas cuantas veces hasta convertirse en una experta. Y se apoderó de la tirolina formado una cola de niños ansiosos detrás suyo. Nuestra nena de ciudad nos demostró una vez más que es todo terreno.

Los adultos también disfrutamos de la visita. Aprendimos curiosidades sobre algunos de los animales y también los pudimos tocar. Sin embargo, lo que más nos gustó es que muchos de los animales son acogidos de familias que ya no los quieren. En la granja, además de ser bienvenidos, estos nuevos integrantes son queridos, bien tratados, se los ayuda a adaptarse y se respeta su hábitat natural. Tal es así que algunos podrían marchar a la montaña si quisieran (no están encerrados) y no lo hacen. Evidentemente, se sienten cómodos allí. Y todos tienen un espacio, al que los visitantes no podemos acceder, para recluirse si necesitan un poco de intimidad.

Para nosotros fue una experiencia agradable, divertida y enriquecedora. S acabó tan cansada que cayó rendida a los brazos de Morfeo en el coche antes de salir del aparcamiento.

Es una visita que yo os recomiendo mucho.

Si queréis consultar más información acerca de granja, como horarios, precios, cómo llegar y esas cositas, entrad a www.granjadaventurapark.com

 

Y vosotros, ¿conocíais está granja?

¿Qué otros planes al aire libre me recomendáis?

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Y recuerda que también me puedes seguir en Facebook , Instagram y Twitter

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *