Yo le presto mis brazos a mi bebé cuando los necesita

llevar al bebé en brazos“Lo estas malacostumbrando a los brazos” ¿No estás cansada ya de esa frasecita?

Yo llevo a mi bebé en brazos cuando lo necesita. Y no, no la estoy malacostumbrando. Y si, estoy cansada de escuchar esa frase.

¿Por qué todo el mundo se cree con derecho a opinar sobre la crianza de tu hijo? ¿Y qué sabrán ellos? Porque lo dicen con la seguridad y la confianza de un experto en el tema.

Me lo han dicho en montones de ocasiones. Pero, la más anecdótica, sin duda, fue mientras cruzaba la calle con mi niña en brazos y un hombre, que salía de un bar bastante ebrio, me lanzó la frase mientras se las ingeniaba para mantenerse en pie. ¿En serio, hombre?

De verdad, a los que no se cansan de opinar les digo: Vivan y dejen vivir, que cada uno sabe lo que se hace. Y si yo elijo llevar a mi hija en brazos será porque creo que es lo mejor para ella. Desde luego, la vida nos demuestra día a día, que no existe una sola opción válida. Se trata de preferencias y elecciones propias. Y la mía es ésta.

 

Ventajas de llevar al bebé en brazos

porteoEl porteo es una opción no solo válida sino también natural y muy beneficiosa. Llevar en brazos reduce la ansiedad y el estrés y, por tanto, tenemos bebés que lloran menos. Los bebes se sienten seguros y contenidos en una posición que les recuerda a cuando estaban en el útero materno. Esto facilita el proceso de exterogestación, ayudándolos a acostumbrarse paulatinamente a las condiciones del nuevo entorno.

Como consecuencia del contacto también se refuerza el vínculo afectivo con los padres. Esto, a la vez, mejora su autoestima y la confianza, porque se sienten queridos y así menos inseguros consigo mismos.

Por otro lado, existen otros beneficios como el hecho de que al tratarse de una postura natural (similar al útero materno) se favorece el desarrollo físico del bebé y se mejora su desarrollo cerebral. La posición también alivia los cólicos del lactante y disminuye el reflujo.

llevar al bebé en brazosY no dejemos de lado otras ventajas. Cuando usamos un elemento de porteo, la comodidad de tener las dos manos libres para hacer otras cosas, es una de ellas. Por otro lado, está la facilidad de moverse por la ciudad y en transporte público, ya que la infraestructura ciudadana no esta al 100% adaptada y llegar a los sitios es, a veces, estresante. Y no nos olvidemos del ahorro de adquirir una mochila, un foulard o una bandolera en contraposición al coste de un carrito.

 

Yo elijo

Yo cojo a mi hija en brazos cada vez que ella o yo lo necesitamos. Y nos menciono a ambas porque a veces es ella quien lo demanda y otras soy yo la que tengo ganas de hacerlo. Dormirla en brazos me da paz y me hace olvidar de todo lo que tengo que hacer o los problemas que me puedan preocupar. En ese momento juntas, somos ella y yo. Su olorcito, su respiración y su carita de paz.

llevar en brazosLos brazos no malacostumbran. Malacostubrar hace referencia a fomentar una mala costumbre y por qué iban a ser malos los brazos de mamá o papá. Y, por otro lado, no se trata de una costumbre irreversible e indefinida. En el momento en el que el bebé empieza a gatear y luego a caminar, querrá ir a explorar el mundo que le rodea por sus propios medios y ya no pedirá tanto estar en brazos. Por eso, mejor aprovechar esa costumbre buena mientras se pueda, que el tiempo pasa muy rápido.

En definitiva, que cada uno elija la manera de criar a sus hijos. Yo elijo criar a la mía prestándole mis brazos y mi pecho cada vez que los necesite.

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Comments

  1. Mariela

    Pues yo no veo otra manera de hacerlo.
    A mi el carro no me resulta nada práctico,
    – el primer obstáculo a sortear es el ascensor minúsculo donde cabía a duras penas,
    – luego bajar 6 escalones a los que ya les había cogido el truco, pero con el bebé que pesa cada vez más + la compra y no encontrar siempre a la portera o a alguien que te ayude se complicaba
    – el metro o el autobús….hagan trasbordo en Urquinaona a ver qué me cuentan, los que sí los tienen mál son los de silla de ruedas que van solos y pesan bastante más que un carro con bebé y necesitan 2 personas fuertes que levanten (el del bebé en general con uno alcanza).
    – Es cierto que en verano me venía bien incluso salía a correr (hacía mucho calor para portear) pero ahora, ja… olvídalo
    – Finalmente, y no por eso menos importante, me parece mucho menos peligroso: el carro puede deslizarse en pendiente, caerse, el chico querer salirse y sobre todo se me pasó el miedo que tenía la principio de que me lo roben…miedos que dejan en la conciencia las dictaduras…vio?

    Ojo, que mi bebé es grandote y pesa cada vez más…hay que estar en forma…y esto refuerza mi pensamiento de que a los chicos hay que tenerlos con 20 años y no con 35 como nos hicieron creer.

    Pensando un poco en esto, al final lo de “salir a trabajar” no deja de ser una estrategia para tener mano de obra un 30% más barata que no se queja y no hace sindicalismo en los años más productivos de su vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *