Bebés en la playa

Disfrutar con tu bebé en la playa es posible con precaución

bebés en la playaCon estos días de clima más agradable es muy probable que por nuestra cabeza empiece a rondar la palabra vacaciones. Seguramente estaréis empezando a planificarlas (quizás algunos más precavidos lo habéis hecho ya). Y, si habéis sido padres hace poco, supongo que en esta planificación entrará un factor muy determinante para la elección del destino: el bebé. Si vuestro destino favorito es el mar seguramente os preguntaréis ¿es posible estar con bebés en la playa?

Yo soy de playa. Me gusta la montaña, me gusta la ciudad pero, soy de playa. Y el año pasado, nuestras primeras vacaciones con la peque, fueron en la playa. Optar por esta alternativa conlleva mucha reflexión en el caso de unos primerizos como nosotros o como algunos de vosotros. Sin duda, es un tema bastante controvertido. En esto difieren las opiniones tanto entre los expertos como entre los padres.

Cuando dijimos que íbamos a pasar las primeras vacaciones con la peque más de uno se escandalizó. S no había cumplido aún los 3 meses. Incluso alguna persona mayor nos llegó a decir que antes ni siquiera se salía de casa hasta que los niños tenían dos o tres años. ¡Vaya locura! Por suerte vengo de una familia ¿vanguardista? y a mi y a mis hermanos mis padres nos llevaban a todos lados desde muy bebés. Así que para mi es algo natural.

Esta claro que dejamos de hacer unas cuantas cosas cuando llega el bebé pero no es conveniente dejarlas todas. La crianza es algo muy largo y cada etapa tiene sus inconvenientes e incompatibilidades con ciertas actividades. Pero, si las dejamos todas ¿qué nos queda? Ser solo padres. Y esto a la larga o a la corta, tiene consecuencias como la depresión o los problemas de pareja, entre otras. Por eso defiendo fervientemente la necesidad de adaptar al bebé a nuestra vida además de adaptar nuestra vida a la del bebé.

Evidentemente y como madre super primeriza antes que nada, se lo comenté a la pediatra de S. Me pregunto primero a dónde iríamos y luego contestó que tomando las precauciones adecuadas no habría ningún problema y que a la peque le encantaría que le mojaramos las patitas en el mar. El dónde es importante ya que algunas playas están excesivamente contaminadas y no sería conveniente llevar a un bebé allí, incluso los adultos las deberíamos evitar. Pero nosotros íbamos a Menorca y las playas allí están perfectas.

bebés en la playaConozco una chica que no tuvo la misma suerte. Cuando le pregunto al pediatra si podía llevar a su bebé a la playa el médico le contestó un rotundo NO y añadió “¿Qué necesidad tienes de llevar al bebé a la playa? ¿No puedes pasar un verano sin ir a la playa? ¿Tan grave es?”. Ella, se asustó ante las terribles consecuencias que vaticinaba el médico y se paso todo el verano paseando con su hijo por la ciudad. Al acabar el verano, por otras circunstancias cambió de médico e imaginaos la sorpresa que se llevó cuando este la recibió preguntándole “¿Qué tal os lo pasasteis este verano con el peque en la playa?”.

Pues si, esto va de opiniones y criterios como siempre digo y, a veces, de la suerte que tengamos en dar con un pediatra que coincida con nuestras opiniones o del valor que tengamos para no hacerle caso si nos parece que no tiene razón.

Que hay más bonito que salir a pasear con el nuevo miembro de la familia e integrarlo en las actividades familiares. Con algunas modificaciones, por supuesto. No penséis que cuando hablo de ir a la playa con un bebé me refiero a coger la toalla y el protector solar y ¡ale, allá vamos!. Es un poquito más complicado pero no imposible. Por ello, si finalmente optamos por unas vacaciones con bebés en la playa hay unos cuantos temas que debemos tomar en cuenta.

Cuidados de los bebés en la playa: protégelo por fuera y por dentro

bebés en la playaLos bebés hasta los 6 meses no pueden usar protectores solares químicos, como los que usamos nosotros. Su piel es muy sensible y los componentes químicos de la crema podrían causarles alguna reacción alérgica. Los protectores adecuados para ellos son los de barrera física. Suelen ser cremas más densas que al aplicarlas crean una capa que protege la piel como un escudo. La crema debe aplicarse media hora antes de llegar y se renovarla cada 2 o 3 horas o después del baño. Además de las cremas, existe la ropa de baño con protección solar.

Por otro lado, aunque el bebé este protegido hay que llevar siempre sombrilla o incluso una tienda de playa e intentar que esté el mayor tiempo posible allí. Existen unas tiendas específicas para niños pequeños hechas con material con filtro UV con espacio suficiente para que puedan estar cómodos dentro. Cuando este a descubierto el bebé debe llevar la cabeza tapada por un gorrito. Y hay que mojarlo con agua fresca con frecuencia, para controlar su temperatura corporal. Hay que recordar que el mecanismo termorregulador de los bebés (el sudor) no funciona aún correctamente.

Por esta misma razón, también hay que procurar que el bebé este siempre bien hidratado. Ofrecerle agua seguido o el pecho si aún esta con lactancia materna.

Además de todo esto, es primordial evitar las horas de más calor (entre las 11 y las 17hs) ya que incluso estando a cubierto los golpes de calor pueden hacerle daño. Y buscar una zona de la playa dónde haya algo de sombra para que el aire sea más fresco y nos os agobie tanto el calor.

Por último, aunque no por ello menos importante, escoger playas limpias. Las más recomendables son aquellas que se identifican con la bandera azul. Uno de los principales criterios que deben cumplir para que se les otorgue dicha bandera es que no hayan vertidos industriales, de aguas residuales y de otro tipo de sustancias contaminantes o basuras. También deben contar con papeleras vaciadas regularmente y baños limpios.

Tomando todas las precauciones, podemos disfrutar de un rato en la playa con nuestros peques. No va a ser como antes que llegabas, te tumbabas en la toalla y te levantabas solo para darte un chapuzón refrescante. Pero te lo pasarás muy bien viendo como tu bebé experimenta nuevas sensaciones.

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Comments

  1. Pingback: Ir a la montaña con niños - Mameando - Maternidad y crianza

  2. Pingback: Un bebé en el equipaje. Preparar la maleta para viajar con bebés - Mameando - Maternidad y crianza

  3. Pingback: Bebés al agua. Natación para bebés - Mameando - Maternidad y crianza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *