Carta a mi hija por su primer cumpleaños

Para S, de mami

carta a mi hijaHija,

Hace un año que nos vimos las caras por primera vez, pero las dos sabemos que nos conocimos antes. Nos presentó la vida cuando en el palito mágico se dibujaron dos rayitas. Te volví a ver cuando el obstetra me enseñó un puntito blanco en la pantalla del ecógrafo. Te sentí con el primer cosquilleo en la barriga. Y tuvimos nuestro primer contacto cuando me diste tu primer patada.

Tenías nombre mucho antes de saber qué serías. Era femenino. Siempre supe que eras una niña, antes de que me lo dijera el médico, no me preguntes por qué, yo lo sabía.

No hay nada que me haga más feliz que verte, oirte, sentirte. Verte gatear, verte jugar, verte bailar, verte dormir en mis brazos. Oirte balbucear, oírte reir, oírte respirar. Sentir tus manos calentitas agarrando las mías con fuerza y el olorcito de tu nuca. Vos, con todo, me haces feliz.

Vos, con todo, me haces feliz.

Ahora buscas constantemente mis brazos pero en algún momento no los necesitarás tanto. Sin embargo, yo siempre estaré pendiente con un abrazo preparado para cuando te haga falta. Y ese momento llegará.

Me mantendré firme a tu lado, cuando me lo pidas y cuando no también, pero dándote espacio para que seas vos. Tendré mis brazos y mis oídos siempre de guardia, a tu disposición.

Meterás la pata mil veces, cometerás errores, tropezarás. Yo también lo hice. Es necesario para aprender. Y aunque me gustaría que nunca te des golpes, sucederá. Te protegeré cuanto pueda pero no te ataré. Porque tendrás que vivir tu vida, con lo bueno y con lo malo. Eso es vivir. Aunque sí estaré cuando sea necesario para ayudarte a curar tus heridas.

Tropezarás. Es necesario para aprender

Me gustaría que fueras muchas cosas, pero tendrás tu propia personalidad (ya empieza a verse) y sabrás lo que quieras ser. Mientras eso te haga feliz, yo te apoyaré. Te ayudaré a que hagas realidad tus sueños, a que te sientas realizada. Y el día que te conviertas en la mujer que hayas soñado ser, sentiré un orgullo inmenso y seré la primera en felicitarte.

Espero enseñarte todo lo imprescindible y darte todas las herramientas para que salgas al mundo valiente, fuerte, decidida. Deseo que te conviertas en una mujer que no dependa de nadie más que de si misma y que no dejes que te digan jamás que es lo que podés o no podés hacer. Que decidas tus propios síes y noes y no temas nunca decirlos en voz alta.

Todo lo bueno y lo malo que he vivido, parece mínimo comparándolo con el efecto que tienen si en lugar de a mi te pasan a vos. Si a vos te duele algo a mi también, si reís por algo yo también soy feliz. Y cada logro tuyo, por pequeño que parezca, para mi es un triunfo.

Anhelo para vos una vida llena de todo, porque las vidas vacías son aburridas.

Las vidas vacías son aburridas

Como dice la abuela, “tenés esa carita de buena gente…” “Que nos derrite a todos”, agregaría yo. Sos amigable, simpática, divertida. Sos hermosa, por fuera y por dentro. Te querrán. Y si no lo hacen, ellos se lo pierden.

Sos el regalo más bonito que he recibido en toda mi vida y no se si te merezco o no, pero te aseguro que me voy a ganar cada minuto a tu lado.

Te quiero tanto tantísimo que no se puede medir ni en números ni en palabras.

Se feliz eternamente. Yo ya lo soy.

Siempre para vos

Mami

carta a mi hija
S y yo abriendo sus regalos de cumple

Espero que os haya gustado la carta a mi hija. Ayer también le dediqué unas palabras en Instagram.

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *