Crianza ¿a quién escucho?

métodos de crianzaExceso de información sobre crianza

Yo soy muy de leer, informarme, e incluso sobreinformarme en ocasiones. Ya os lo contaba en la primera publicación del blog que me pase todo el embarazo documentándome sobre maternidad y crianza. Y es sabido que los excesos son malos.

De repente te ves intentando decidir si haces caso a lo que te dice el pediatra, a lo que has leído en internet o en ese libro que te recomendaron, a lo que aconseja tal o cual método, a lo que te dice tu amiga que tiene un bebe del mismo tiempo que el tuyo… Un exceso de información. Y tu en el medio como pato mareado. Porque, para colmo y muy a menudo, esa información es contradictoria.

¿Qué hago yo? Voy probando y me quedo con lo que me parece coherente o lo que nos va bien a mi hija y a mí. Y me da igual si todas mis elecciones no coinciden con un solo método. Se puede mezclar, coger de cada uno lo que más nos convenga.

 

Mi experiencia

Por ejemplo, desde que mi hija empezó con la alimentación complementaria he ido probando. A veces hago BLW (Baby Led Weaning o alimentación complementaria a demanda), otras le doy la comida a trozos pero la ayudo a comerla y otras se la doy en puré. Todo depende del día, el momento, el lugar. Si un día la peque está malucha y la veo cansada le doy puré, porque sino se me duerme en el plato (literalmente). Si estamos fuera de casa también, para no ensuciarlo todo. Pero, si estamos en casa, tranquilas y ella está bien, hacemos BLW (hablaré más de esto en otra ocasión), es decir, le ofrezco la comida a trozos en un plato y dejo que sea ella quien coma lo que quiera.

Otro ejemplo, este relacionado con los juguetes y la estimulación de los sentidos. Le hice a mi hija una panera dels tresors (en este post os enseño qué es) y le estoy cosiendo una pelota Montessori (cuando la tenga acabada os la enseño).  Pero también me parecen interesantes algunos juguetes normales que tienen muchas funciones educativas. En la variedad está la diversión.

 

La opinión del pediatra

Por otro lado, esta el tema de lo que nos dice el pediatra. Tendemos a poner sobre un pedestal la palabra del médico, porque damos por sentado que sabe más que nosotras.

A veces podemos llegar a sentirnos mal por no hacer lo que nos recomiendan. E incluso en ocasiones nos vemos incitadas a hacer algo con lo que no estamos de acuerdo por miedo a equivocarnos.

Él o ella será su médico, pero tu eres la madre y conoces más acerca de tu hijo y los hábitos o costumbres de tu casa. Los pediatras tienden en primera instancia a generalizar. Entiendo que por una cuestión de organización y tiempo. Pero, cada niño es un mundo y cada familia es diferente.

No digo que ignoremos al pediatra pero si que no dudemos en hacerle saber si no estamos de acuerdo con algo o que le planteemos si existe otra alternativa.

 

Conclusión

En resumen, tener al alcance tanta información puede ser bueno o malo dependiendo de cómo lo tomemos. Si nos dejamos apabullar probablemente no lleguemos a ningún lado. Pero, si somos capaces de pasarla por el tamiz de nuestro propio criterio y quedarnos con lo que nos sirva, seguramente aprendamos mucho.

Dos últimos apuntes: lo que le sirve a otra mamá no significa que nos vaya a servir a nosotras, y no todos los bebés de la misma edad van al mismo ritmo.

Confía en tu instinto, mamear se te da genial.

 

Y a vosotras, ¿os ha pasado lo mismo que a mi? ¿con qué consejos os habéis quedado? ¿qué métodos de crianza habéis mezclado?

¡Nos vamos leyendo! ¡A seguir mameando!

 

Comments

  1. Pingback: Pelota Montessori versión Mameando: muy colorida y tamaño XXL - Mameando - Maternidad y crianza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *