El parque infantil ¿cómo sabemos si son seguros o no?

Diversión y seguridad en el parque

Como les conté en el post anterior, este pasado fin de semana nos fuimos de escapada los tres. El papá de S, tenía una carrera de bici de dos días y aprovechamos para ir en familia y aprovechar que los días están lindos para pasar tiempo juntos y alejados de las rutinas de casa. Por las mañanas estuvimos S y yo solitas y por la tardes salíamos a pasear los tres.

jugar al parqueEn este viaje le sacamos muchísimo el jugo a los parques infantiles. En especial uno que nos encantó (que habréis visto en las fotos de Instagram si me seguís allí): nosotros lo bautizamos El parque de Nemo. Un parque infantil muy bien montado con un tiburón gigante, pequeños peces payaso y un barco pirata con cofres del tesoro.

Nos lo pasamos genial en el parque, S jugando sin parar y haciendo amigos, y nosotros viéndola disfrutar tanto. Pero, mi defecto profesional es que no puedo vivir las cosas así como así, tengo que reflexionar sobre ellas. Y hoy la reflexión va sobre la seguridad en los parques infantiles.

jugar al parqueEsto de tener hijos es cómo estar haciendo un curso permanente. No te irás a dormir nunca sin haber aprendido o experimentado algo nuevo. Porque los niños crecen más rápido de lo que pensamos y cada etapa (muy cortas algunas) tiene sus propios acontecimientos. Mantiene la cabeza erguida, se gira solito boca abajo, se aguanta sentado, gatea, se pone en pie, camina, etc. Mientras todo eso sucede, el bebé empieza a interactuar con los demás, juega con sus juguetes, explora lo que tiene alrededor… Y nosotras, vamos adaptando el entorno a su alcance para alejarlo del peligro.

Pero no todo el entorno del bebé se encuentra bajo nuestro dominio. Desde que nace tu bebé necesita estar al aire libre. Al principio haces paseos con el carrito y él no se entera mucho. Más tarde ya le gusta porque va pendiente del paisaje y la gente. Y, por fin, llega el día en que lo puedes llevar a jugar al parque.

Empiezas por los columpios de bebé, luego el tobogán con ayuda y cuando te descuidas lo ves gateando o caminando entre los juegos e interactuando con los otros niños. Nosotros estamos entrando en esa etapa. Y es realmente muy divertida.

 

jugar al parque

jugar al parque

jugar al parque

 

El parque es el lugar ideal para que el bebé este al aire libre, haga actividad física, interactúe con otros niños, desarrolle su imaginación, vaya ganando independencia y confianza. Vamos, que es un todo en uno necesario. Pero, hay que tener cuidado.

Seguridad en el parque

Tu instinto de madre es más fuerte que tu y antes de que tu peque este por ahí rondando, debes asegurarte de que no correrá ningún peligro. En casa lo tienes ya más o menos controlado pero, ¿afuera? Afuera la cosa cambia.

Los accidentes en parques infantiles generalmente se deben al mal estado de las instalaciones, a que éstas no cumplen con ciertas normas o al descuido. Las causas, según datos del informe DADO (Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio) suelen ser caídas, golpes o choques con objetos del parque, aplastamientos, cortes o perforaciones y efectos térmicos.

jugar al parqueHe rescatado y resumido de KidsHealth.org unos cuantos consejos de seguridad para los parques infantiles y os los comparto para que los tengáis en cuenta y disfrutéis del parque.

Normas de comportamiento y supervisión

En primer lugar, y ahí empieza todo, lo principal es estar en constante atención, tener a los niños supervisados y enseñarles a comportarse responsablemente en el parque. Es imprescindible asegurarse de que hacen un uso prudente de las instalaciones y no se ponen en peligro ellos ni ponen en peligro a otros niños. Enseñarles ciertas normas de uso como: que no empujen, ni forcejeen con otros niños en los accesos o el interior de los juegos, que no se pongan de pie en los columpios, que tengan cuidado al saltar de que no haya otros niños debajo, y que dejen mochilas y bolsos lejos de los juegos para que nadie tropiece.

Antes de salir de casa, debemos comprobar que los niños no lleven al parque ropa con cordones o collares que se puedan enganchar en los juegos y provocar estrangulamientos. Y aplicarles protector solar incluso en los días nublados, para evitar quemaduras solares.

Instalaciones del parque

Al elegir el parque debemos hacer un chequeo de las instalaciones: que sean seguras y esten bien conservadas y mantenidas. El suelo debe ser una superficie amortiguadora. Puede estar recubierto de distintos materiales, siendo el más seguro de ellos, el caucho. Debe estar en buen estado para evitar que se produzcan caídas y extenderse como mínimo 1,8mt. más allá del area ocupada por las instalaciones de los juegos. Echar un vistazo al llegar y revisar que no haya piedras o vidrios rotos.

jugar al parqueLos juegos más altos no deben superar los 3,7mt, sumando, la altura de los juegos a la altura del niño (de pie sobre ellos). Asegurarse de que no hay espacios donde al niño se le pueda quedar atrapada la cabeza, un brazo una pierna, o cualquier otra parte del cuerpo. Y en los juegos que contengan partes móviles revisar que no haya puntos donde pueda agarrarse manos o dedos.

Comprobar también que no haya juegos rotos, oxidados (si son de metal) con astillas (si son de madera), deteriorados (si son de plástico) o con partes deshilachadas (si son de red). Que no les sobresalgan clavos, tornillos, ganchos o puntas afiladas. Que todas las piezas están estables y bien fijadas, sin partes sueltas o rotas. Chequear que las superficies de los juegos no estén mojadas de manera que los niños se puedan resbalar o demasiado calientes por el sol como para provocar quemaduras (sobre todo si son superficies de metal).

Lo ideal es que los juegos en el parque este separados por grupos de edad y bien delimitados: una zona para niños de hasta 2 años, otra para niños de 2 a 5 años y una última para niños de 5 a 12 años. Y si no es así estar pendientes de que los niños más grandes no accedan a los juegos de los niños más pequeños y puedan hacerles daño sin querer. Y, por último, es más seguro que el parque este delimitado por vallas que impidan que los niños salgan corriendo y lleguen a la calle.

Compartir

Yo añadiría algo que también me parece muy importante: compartir. A veces no hay tantos juegos como niños y algunos peques se quedan esperando que el juego este libre. Aquí los padres debemos enseñar y sobre todo, dar ejemplo a nuestros hijos. Los juegos son para todos y hay que compartirlos. Si nuestro peque ya lleva un rato largo jugando y hay otro niño esperando, dejarlo que lo use.  Y otra cosa que me parece horrible, ¡no nos colemos! Me ocurrió alguna vez esperar bastante por el columpio y cuando se libera aparece una madre con su bebé y se cuela. Por favor, seamos buenos ciudadanos y por encima de todo, buenos padres. Que nuestros hijos aprenden de lo que nos ven hacer a nosotros.

Y con todo esto dicho: salgamos, disfrutemos del buen tiempo y divirtámonos en el parque.

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *