Estrías en el embarazo ¡Plántales cara!

¿Cómo evitar las estrías en el embarazo?

estrías en el embarazoAlrededor del 70% de las mujeres tienen estrías en el embarazo. Y hay investigaciones que aseguran que la genética contribuye mucho a que aparezcan o no. Sin embargo, hay además otros factores que influyen. Por ejemplo, hay más propensión a sufrir estrías en el embarazo si se espera más de un bebé, si el bebé es muy grande o si se tiene exceso de líquido amniótico.

Por ello es imprescindible llevar una alimentación balanceada, no aumentar más del peso recomendado durante el embarazo (léete el post Mami en forma) y evitar la sequedad de la piel. Esto último se consigue con los alimentos adecuados, tomando suficiente agua y aplicando cremas antiestrías.

Para saber cómo luchar contra las estrías vamos a ver primero qué son exactamente.

¿Qué son las estrías?

Se trata de atrofias cutáneas en forma de líneas sinuosas de color blanquecino o amoratadas que, localizadas en el tejido conjuntivo, se observan por transparencia a través de la epidermis. Desde un punto de vista fisiológico, las estrías son causadas por el estiramiento de las capas medias e internas de la piel debido al embarazo, la pubertad y el crecimiento rápido, también por el aumento repentino de peso o musculación. Cuando hay una ruptura de las fibras de colágeno y la elastina, la piel se debilita y se vuelven susceptibles a la cicatrización crónica que al igual que una vieja banda elástica, tienden a perder su elasticidad. Muchos dermatólogos creen que las hormonas también pueden jugar un papel en el que afectan a la capacidad de la piel para hacer frente al repentino y prolongado estiramiento. (Wikipedia)

Si las estrías cuando se forman, son de color violeta o púrpura, nos indica que la dermis aún tiene riego sanguíneo. Si después son rosadas, también tiene riego. Cuando ya no hay riego sanguíneo son de color nacarado. Antes de que alcancen el color blanquecino o nacarado se pueden revertir. Sin embargo, una vez que perdieron el riego sanguíneo permanecerán con esa apariencia para siempre.

¡A plantarles cara!

estrías en el embarazoYo he sido siempre muy propensa a sufrir estrías. Ya sea por crecimiento o aumento de peso, he tenido estrías en diferentes etapas de mi vida. Sabiendo esto, lo primero que hice al quedarme embarazada, y antes de tener ni medio centímetro de barriga, (creo que estaba de 5 o 6 semanas) fue ir a la farmacia a buscar una crema antiestrías y me la empecé a aplicar ipsofacto.

Tengo la piel sensible y algunas cremas me dan alergia así que probé varias hasta que di con las que me convencieron más. Y digo “las” y no “la” porque finalmente me decidí por dos. Mi rutina hasta el final del embarazo fue aplicarme por las mañanas, después de la ducha y antes de vestirme, el aceite de Bio-oil (se distribuye bien, se absorbe rápido y no mancha la ropa) y por la noche, antes de irme a acostar, la crema Nivea de la lata azul (es más pringosa pero super hidratante y como luego me ponía el pijama no me importaba).

Ahora bien, muchas me diréis que también os poníais crema y os han salido estrías igual. Bueno, puede pasar pero si sois constantes y lo combináis con un aumento de peso adecuado, buena alimentación y agua es menos probable. Y cuando digo ser constantes quiero decir que yo no deje de ponerme crema ningún día durante todo el embarazo. Cada mañana y cada noche me colocaba el aceite o la crema haciéndome un masaje para que se absorbieran bien. Fui obstinada en ese tema porque no quería sufrir estrías y sabía que tenía muchas posibilidades de tenerlas.

estrías en el embarazo
Mi barriga 15 días antes del parto

¿El resultado? No las tuve. A pesar de que mi barriga era un globo enorme al final del embarazo y como tengo la piel muy fina hasta se me transparentaban las venas.

Respecto a la alimentación, para mantener la elasticidad de la piel, debemos consumir alimentos que contengan vitamina E, vitamina C, ácido pantoténico o vitamina B5, zinc, cobre y silicio. Frutas y verduras, legumbres, huevos, carnes magras, lácteos, cereales y frutos secos no pueden faltar en nuestra dieta si queremos evitar a las indeseables.

Mantener la elasticidad de la piel durante el embarazo, además de evitar las estrías, ayudará a que al perder peso luego, la piel estirada vuelva a su estado pre-embarazo y no queden colgajos o arrugas.

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *