Helados de fruta y leche vegetal para merendar

helados de fruta y leche vegetal

Llevamos ya un mes de verano, ¡qué rápido pasa el tiempo! ¡y qué calor hace, por Dios! Algunos de vosotros seguro ya estáis de vacaciones. Afortunados sois. Por aquí a una aún le quedan unas semanas más de sufrimiento laboral. Pero, no hay nada en verano que no se pueda arreglar con una merienda fresquita, rica y saludable. Porque los helados lo curan todo os voy a enseñar a hacer unos polos de fruta y leche vegetal que gustan a peques y grandes.

No contienen ni azúcar añadida, ni lactosa, ni gluten (si escogéis una leche vegetal sin gluten) y son veganos. ¡Aptos para casi todos! ¿Qué os parece? Además, ¡están buenos! Yo los hice y cuando fui al congelador a buscar uno ¡ya habían desaparecido! Y, por si fuera poco, son muy fáciles de preparar. ¿Ya os he convencido para que os pongáis manos a la obra?

¿Qué necesitamos?

helados de fruta y leche vegetal

Para la preparación utilicé leche de arroz y coco (bebida, en realidad no es una leche) porque es lo suficientemente dulce como para no tener que agregarle azúcar. De fruta elegí plátano (porque es lo que siempre suelo tener en casa). Y le añadí chía (¡amo la chía!). No voy a nombrar ahora los numerosos beneficios de la chía de los que ya os hable en el post del Bizcocho de zanahoria y chía. Si no lo leísteis ya, os lo recomiendo (y de paso tenéis otra idea para la merienda).

Podéis usar los moldes para polos que venden en las tiendas de menaje del hogar (o en los chinos) o utilizar envases de petit suisse, como hice yo esta vez, y palitos de madera.

Receta de polos de fruta y leche vegetal

La preparación es muy simple. En el vaso de la minipimer metemos los plátanos (yo use tres), los trituramos y vamos añadiendo leche vegetal hasta que quede un poco más denso que un batido.

Mezclamos todo bien y le añadimos 3 cucharadas soperas de chia.

Tapamos el recipiente con papel film y dejamos reposar la mezcla en la nevera unas horas para que las semillas de chía liberen el mucílago (una especie de gelatina).

helados de fruta y leche vegetal

Pasado el tiempo de reposo, sacamos la preparación de la nevera, removemos bien para que se esparzan las semillas por toda la mezcla y la distribuimos en los moldes para los polos.

helados de fruta y leche vegetal

Los colocamos con cuidado en el congelador intentando que los palitos no se caigan y los dejamos entre 6 y 8 horas para que se congelen.

Para desmoldarlos llenamos un vaso con agua tibia y sumergimos un poco el molde (sin que el agua toque el helado) un momento hasta que notemos que se despega.

¡Listo! ¡A disfrutar!

¿Os animáis a prepararlos?

 

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Y recuerda que también me puedes seguir en Facebook , Instagram y Twitter

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *