Ir a la montaña con niños

Cómo prepararnos para la excursión

Ya están aquí el buen tiempo y los días agradables para hacer actividades al aire libre. Una de ellas puede ser ir a la montaña con niños.

ir a la montaña con niños
S y su papá en la montaña el domingo pasado

Desde que nos conocimos el papá de S y yo una de nuestras actividades preferidas siempre ha sido ir a caminar por la montaña. Y desde que S tenía pocos meses hasta ahora intentamos, cuando tenemos oportunidad, hacer alguna ruta de senderismo. La primera vez que la llevamos era tan peque que ni se la veía dentro de la mochila. Este pasado fin de semana, después de un sábado ajetreado festejando su primer cumpleaños con familia y amigos, se nos ocurrió, el domingo, volver a la montaña. Nos levantamos temprano y allí fuimos.

Como dije ya en el post Bebés en la playa, hay que intentar acostumbrar a los peques a hacer las actividades que a nosotros nos gustan, siempre que esto sea posible. Y asi evitamos abandonar aquello que nos agrada por ser padres. Así como ir a la playa con los bebés es posible con ciertas precauciones, ir a la montaña también.

Para ir con la niña escogemos rutas de poca dificultad, que no superen las dos horas entre ida y vuelta. El horario recomendado es el de mañana para acabar la ruta como muy tarde antes de las 12, y así evitar las horas de más calor.

En nuestro caso, teniendo en cuenta que S aún es bebé, la preparación de la salida es fácil. Uno lleva la mochila de porteo y el otro una mochila cargada con lo necesario. Lo imprescindible es  gorra, protector solar, agua en un envase en el que el bebé pueda tomar (puede ser un vasito de bebé con boquilla, un biberón o una botella de agua de las que traen el tapón especial para bebés), algo para comer (una pieza de fruta, pan o galletas), pañales y toallitas, una muda de recambio (por las dudas), y algo de abrigo liviano por si refresca en algún momento.

ir a la montaña con niños
S y yo en la montaña. S tenía 1 mes y 9 días

Ahora bien, no es lo mismo hacer senderismo con un bebé que nos niños más grandes que ya no van porteados y empiezan a ser o ya son más autónomos. En ese caso la preparación de la excursión es distinta y un poco más elaborada. En la web de Montaña Segura, nos dan unos cuantos consejos para ir a la montaña con niños. De todos ellos os resumo los que considero más interesantes pero recomiendo que os paséis por allí si queréis ahondar más en la información.

En Montaña Segura nos sugieren que a la hora de escoger la ruta calculemos que al tiempo estipulado de caminata hay que sumarle un margen extra para paradas. Hay que entender que los niños van a su propio ritmo. Es importante hacer todas las pausas que ellos necesiten tanto para descansar como para disfrutar del paisaje y el entorno.

Nos aconsejan evitar, al menos en las primeras salidas, las rutas monótonas. Cuanto más para descubrir tenga el paisaje mejor se lo pasarán los niños. Y contemplar la posibilidad de que la actividad no se llegue a acabar ya que tanto el clima como los niños son imprevisibles. Es necesario comenzar la excursión temprano, incluso madrugar si hiciese falta, primero porque a la montaña se va de mañana y segundo porque así tendrás tiempo para manejar imprevistos. No olvidar consultar con antelación la previsión meteorológica e impedir, de este modo, que los peques vayan a pasar mucho frío o un calor sofocante. Si el día no ayuda, mejor dejarlo para otro momento. También nos alientan a implicar a los niños en la preparación de la excursión, para que aprendan y también encaren la actividad más motivados.

Una vez elegidos el lugar y el recorrido, lo siguiente es equiparse. El primer consejo es vestir adecuadamente a la actividad y el clima. No puede faltar calzado de montaña, gorra, protección solar y chaqueta cortavientos. Hay que llevar mochila, y es mejor que cada uno cargue con la suya, así les enseñamos a los peques a ser responsables de su propio material. En la mochila pondremos agua, comida y un botiquín (podéis consultar el que nos recomienda Montaña Segura). Por último e imprescindible, llevar el móvil cargado por si fuera necesario llamar al 112.

También nos aconsejan que el grupo tenga suficientes adultos para la cantidad de menores que lo compongan.

ir a la montaña con niños
S y yo en la montaña cuando ella tenía 5 meses y 8 días

Si queremos añadirle aún más gracia a la actividad y que los peques se entusiasmen y quieran volver podemos llevar lupas, prismáticos, cuadernos para guardar hojas, etc. y convertirlos en exploradores de la naturaleza.

Sabiendo todo esto y con ganas de divertirse en familia, una excursión a la montaña con niños puede ser el plan perfecto para el fin de semana o las vacaciones. Hacemos deporte, tomamos aire, estamos en contacto con la naturaleza, aprendemos y la pasamos bien. Qué mejor regalo le podemos hacer a nuestros hijos que pasar un rato agradable todos juntos.

Y a vosotras, ¿os gusta salir a la montaña con los peques? ¿Qué actividades hacéis? Contadme vuestra experiencia.

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Comments

  1. Pingback: Un bebé en el equipaje. Preparar la maleta para viajar con bebés - Mameando - Maternidad y crianza

  2. Pingback: Diversión en familia en La Fageda d'en Jordà - Mameando - Maternidad y crianza

  3. Pingback: Aventuras en la granja - Mameando - Maternidad y crianza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *