Diversión en familia en La Fageda d’en Jordà

La Fageda d'en Jordà
Paseo en carruaje por La Fageda d’en Jordà

Este fin de semana el papá de S hizo puente así que tuvimos unos cuantos días libres los tres juntos. Hacía mucho tiempo que yo le venía pidiendo retomar nuestros findes de paseos, muy frecuentes antes de que naciera S. Y, con esto en mente, hace unos meses en una de sus rutas de trabajo descubrió los paseos en carruaje por la Fageda d’en Jordà. El viernes nos levantamos tempranito y partimos hacía allá.

La Fageda se encuentra dentro del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, en Olot. Es un bosque de hayas (faig en catalán) cuya excepcionalidad radica en que se formó y creció sobre la colada de lava de un volcán. Concretamente, el Croscat cuya última erupción fue hace 11.500 años. El bosque tiene lo que se denomina un “relieve accidentado” con gran cantidad de lomas de unos 20 metros de altura o más, llamadas en catalán tossols. Estas lomas son, en realidad, burbujas de lava petrificadas.

Este idílico bosque fue la inspiración de uno de los poemas de Joan Maragall titulado Fageda d’en Jordà (Hayedo de Jordà). A dicho poema le debe su fama el bosque. Tal es así que en agradecimiento Maragall cuenta con un monolito en su honor en la entrada principal de La Fageda.

La Fageda d'en Jordà
Poema de Joan Maragall

La Fageda d'en Jordà

A hora y media de Barcelona (90 km), en la Garrotxa hay infinidad de actividades para hacer, y todas ellas aptas para toda la familia. Se puede pasear en carruaje por la Fageda, viajar en el ferrocarril de los volcanes y montar en caballo o en poni. También podeis recorrer la zona en bicicleta, en segwey y hasta en globo, visitar granjas, museos, etc. En fin, una amplia propuesta de actividades para todos los gustos. Encontrareis toda la información al respecto en la página de turismo de La Garrotxa.

Además la zona cuenta con 28 itinerarios para hacer a pie que van desde media hora de duración, los más cortos, hasta de 4 a 7 horas, los mas extensos. La Generalitat proporciona toda la información de los itinerarios a pie en su página web.

Para la hora de la comida, en los alrededores hay infinidad de restaurantes con una oferta de cocina volcánica típica de la zona y merenderos para sentarnos con nuestro propio tupper o bocata.

Nosotros, como os conté al principio, hicimos el paseo en carruaje. Una actividad de 60 minutos muy recomendada para los peques. En cada carruaje caben unas 12 personas y a los niños les dan la oportunidad de viajar delante al costado del conductor, si son muchos los van turnando para que todos puedan hacerlo. Los caballos trotan y los niños los van alentando al grito de “¡ale, ale!”. Los más atrevidos le piden al chofer que corra más. S no llega aún al año y medio, todavía es un bebé, pero estuvo todo el viaje atenta al paisaje, los otros niños y al caballo, Elvis, a quien, aún con un pelin de miedo, se animo a acariciar.

La Fageda d'en Jordà
Montando en poni

Y para completar el día de aventura, con el ticket de la actividad nos regalaron otro para una vuelta en poni. A S le tocó el más pequeñín. Ataviada con un casco que le bailaba un poco, bien cogida a la montura, atenta, seria y muy concentrada, dio su paseito ecuestre. A su padre y a mi se nos caía la baba.
Nos queda pendiente para otro fin de semana hacer una de las rutas a pie con S en la mochila. En el punto de información del aparcamiento de Can Serra alquilan una mochila de porteo de montaña por 5€ y 30€ de depósito durante la mañana (Si queréis consejos para ir a la montaña con peques leed este post). Y el viaje en el tren de los volcanes, que nos quedamos con las ganas de probarlo. ¡Ya os contaré!

 

 

 

 

Y vosotros ¿qué habéis hecho este finde?

¿Nos recomendáis alguna actividad para hacer en familia?

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *