La música y los niños

Bailando… me paso el día bailando (y cantando)

S yo bailamos. Bailamos todos los días. La despierto cantándole cada día, la saco de la cuna y bailamos juntas. Se le menea el cuerpito cuando siente la música. Da igual que esté comiendo, llorando o a punto de dormirse, si oye música se mueve.

música y niñosSerá porque me pasé el embarazo escuchando música y también (yo soy asi), bailando. Yo bailo mientras limpio, mientras cocino, mientras tarareo una canción por la calle… (si, si). Bailo siempre. Y S es igual.

Hace unas semanas hizo algo muy divertido. Su papá se había dejado el bolso de deporte en el suelo junto al mueble del salón donde tenemos el equipo de música. Mientras nadie la veía, ella se subió al bolso y estirándose desde allí llegó a encender el equipo de música (no sabemos cómo supo qué botón era) y cuando empezó a sonar la radio y mientras todos la miraban atónitos, cogida con las manitos del mueble, empezó a mover el culito al ritmo de la música, intercalando este movimiento con otro que requería soltar una mano, alzándola y moviéndola a la vez. Su propia coreografía.

Desde que tuvo sus primeros juguetes, los preferidos han sido siempre los que hacen sonidos y entre ellos, aún más, los instrumentos musicales. Tiene varios pianitos y hasta ahora usaba las botellas sensoriales como maracas. Para su cumple una de mis amigas le regalo una maraca de madera, unos cascabeles y un xilofón. Coge la maraca en una mano y los cascabeles en otra, los mueve y baila. El xilofón lo está empezando a descubrir ahora.

La música nos hace bien

Escuchar música, además de ser un entretenimiento tiene otros cuantos beneficios que quizá no conocías: libera endorfinas que actúan como analgésico y reducen el dolor, aumenta la felicidad, es un antidepresivo, reduce el estrés y la ansiedad, disminuye la frecuencia cardíaca y la presión arterial, estimula el cerebro, favorece el rendimiento deportivo, ayuda a relajarse y es capaz de cambiar nuestro estado de ánimo. Y ademas, no necesita receta, no tiene contraindicaciones y es gratis.

la música y los niños
The Psychology of music. University of Florida. Adaptación

En los niños los beneficios de la música se multiplican. Hay estudios que confirman que escuchar música aumenta la memoria, la atención y la concentración; favorece la habilidad para resolver problemas matemáticos y de razonamiento complejo; los ayuda a expresarse; estimula la creatividad y la imaginación; aumenta la autoestima; los hace interactuar entre si; y combinada con el baile, estimula sentidos, equilibrio y desarrollo muscular. La música tiene un impacto general en el desarrollo tanto físico como psíquico del niño.

A mi todo esto me parece razón suficiente para que la música esté presente en la vida de mi hija, en su crianza, en su crecimiento, en su aprendizaje y en su diversión. Hay diferentes maneras de hacerlo. Puedes ponerle música en casa, si es infantil mejor pero no es necesario, toda la música funciona (a S le gusta Shakira), hacer juegos con la música, inventar canciones, poner a su disposición instrumentos musicales infantiles, bailar con él o ella, o apuntarlo a algún taller de estimulación musical. Da igual cómo lo hagas, pero si puedes, hazlo. La música y los niños son una buena combinación.

Como dijo Nietzsche: “La vida sin música sería un error”

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *