Lo que me dio y me sigue dando la maternidad

Dedicado a las madres recientes y las que lo quieren ser

maternidadLlegue como llegue a tu vida la maternidad (buscada o no buscada) es una experiencia repleta de matices. Ya lo comente en varias ocasiones, para mi es intensa y contradictoria, con altibajos constantes. Pero sea como sea, es como recibir una caja de Pandora. Podemos desatar un huracán, pero como dice la leyenda de Pandora, debajo de todo está la esperanza. Porque detrás de las noches sin dormir, esta la sonrisa de tu hijo o hija que borra todo.

Hace un año casi (faltan dos días) recibí un paquete. Bueno, en realidad lo traje yo, con un poco de dolor, esfuerzo y algunas lagrimas. El paquete estaba repleto de regalos, que ahora con la perspectiva de estos 12 meses veo con más claridad. En él encontré amor incondicional, nuevas amistades y unos cuantos superpoderes. También varias herramientas para aprender a crecer como persona, a querer mi cuerpo que es capaz de tanto, y que la práctica vale más que la teoría. Y como guinda, las claves para descubrir que las prioridades pueden cambiar mucho, que mi propia existencia puede tener un nuevo sentido y que la paciencia esta infravalorada.

El paquete de la maternidad

Si acabas de convertirte en madre seguramente estarás pasando por un torbellino emocional, creyéndote que esto no es como lo imaginabas y que no estabas del todo preparada (nunca lo estamos) Pero, todo se va acomodando y aunque tu vida siga siendo un caos (eso no tiene fin) estarás más diestra para sobrellevarlo porque recibiste el paquete (no lo olvides):

Sabrás que un abrazo de bebé es más efectivo que la aspirina.

Cuando las circunstancias te superen tendrás a tu nueva amiga también mamá (que conociste en las clases de gimnasia prenatal) que te escuchará y te entenderá mejor que nadie.

Y cuando creas que ya no puedes más te pondrás el traje de supermamá y lo superarás todo.

Cuando las estrías y los kilitos de más se te rían desde el espejo les contestarás que tu has creado un ser humano. ¿Qué han aportado ellos al mundo?

Recordarás que tienes a alguien por quien dar tu mejor versión.

Y que los libros están bien pero a ser madre se aprende siéndolo.

Lo que antes te parecía importante ahora ni lo tendrás en cuenta, porque hay otras cosas que lo son más;

Pase lo que pase has hecho algo bueno con tu vida, crear otra.

Y para no acabar internada en un psiquiátrico recordarás que la paciencia antes era una opción y ahora es una obligación.

maternidadEl otro día fui a comprarme las vitaminas de lactancia, sin ellas no soy nadie, e intenté pagar con la tarjeta de socia de la perfumería ¡Ay Dios!. La farmacéutica se rió y me dijo: “No duermes bien ¿verdad?, la mía tiene dos años y sigo igual pero, tranquila que tan malo no será porque nos volvemos a animar” y me señalo su incipiente barriga. Creo que no hay nada mas que agregar. Valen la pena. Si no fuera así no existirían los hermanos.

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *