Los gastos del bebé (de 0 a 36 meses) y cómo controlarlos.

los gastos del bebé

Tener un bebé es maravilloso. Buscado o no, es algo que nos llena de alegría. Una pequeña personita que se parecerá a nosotros y nos querrá incondicionalmente. Todo hermoso. Pero, parémonos un momento en lo de pequeña personita. Si, ahí. Porque si nosotros como personas grandes tenemos gastos, ellos como personas pequeñas, también. Y esto es lo que muchas veces detiene o pospone la decisión de tener un hijo en muchas parejas: los gastos del bebé.

Yo siempre digo bromeando que mi pequeña me ha costado 9 meses y una fortuna. Pero, como he dicho, lo hago en chiste porque en realidad los niños significan un gasto pero, al menos mientras son más pequeños, es un gasto que nosotros como adultos podemos controlar. Otro gallo cantará cuando sean grandes y tengamos que pagarles la universidad, las clases de chino, las salidas y esas cosas… Así que ahora que podemos, comencemos a ahorrar.

Diría que los gastos del bebé se pueden clasificar en: ropa, productos de aseo, comida, artículos de puericultura, juguetes, actividades y entretenimiento, guardería o niñera, salud (médicos y vacunas). De estos hay algunos en los que podemos ahorrar y otros en los que no. Analicemos uno por uno.

 

Los gastos del bebé:

Ropa

Hay opciones de ropa barata y de buena calidad sin recurrir a marcas costosas. En el post Ropa infantil ¡menudo tema! os hablo de las que he probado yo y como me han resultado valorando calidad/precio. También podemos hacer una planificación de lo que hace falta y esperar a las rebajas.

Los que tenéis peques mayores reaprovechad la ropa de estos para los mas chicos. Si tenéis amigas, hermanas, primas que os pueden donar ropa que sus hijos ya no utilizan y aún esté en buen estado, aceptadla.

Y, por último, si contáis con algo de tiempo, animaos a tejed y cosed vuestras propias creaciones. Es divertido y da mucha satisfacción ver a los peques luciendo algo hecho por nosotras (o nosotros)

 

los gastos del bebé productos de aseo
Imagen creada por Iconicbestiary – Freepik.com

Productos de aseo (pañales, cremas, jabones, etc.)

Desde que mi peque nació me convertí en catadora oficial de productos de bebé. No dejé marca sin probar. Me había provisto de todas las canastillas gratis que estaban a mi alcance. Tuve muestras como para parar un tren. Os recomiendo recurrir a estas canastillas (muchas incluyen biberones, chupetes, baberos, etc.), pedir muestras en la farmacia, etc., que os evitarán gastar en un producto para luego descubrir que no le sienta bien al bebé, que la calidad no os convence, que no rinde lo suficiente, y ese tipo de cosas.

Por otro lado os animo a que no tengáis miedo a las marcas blancas. Se que muchas pensáis (yo también lo hago en ocasiones) que solo las marcas de farmacia o las mas conocidas son las mejores pero en esto influye mucho el gusto de cada uno. A mi, personalmente, hay marcas de las caras que no me convencen y en cambio otras de las baratas que me encantan. Mi consejo es: probad todo lo que podáis. Vuestra valoración está por encima de lo que otros os puedan decir. Yo soy bastante fan de los productos naturales y valoro, por ejemplo, la composición. Os dejo el enlace a mi post sobre el aceite de caléndula que os puede interesar.

Respecto a los pañales, además de la infinidad de marcas que hay en el mercado con un gran abanico de precios, también tenéis la alternativa de los de tela. ¿Por qué no? Ya no son como eran antiguamente, la cosa ha avanzado bastante. En un principio necesitareis hacer una inversión de entre 100€ y 500€ (dependiendo de la marca, modelo, etc.) pero a largo plazo veréis amortizado el gasto. Haciendo un cálculo aproximado: utilizando 5 pañales desechables al día con un coste de 0,29€ por pañal, al año significa un gasto de 529€ que multiplicado por 3 años (que es el tiempo que la mayoría de los niños suele utilizar pañales) se convertirán en casi 1600€. Y añadámosle que los pañales de tela pueden reutilizarse si tenemos otro hijo.

 

Comida

Si optáis por la lactancia materna tendréis un gran ahorro garantizado. Si no, tendréis que recurrir a leches de formula (aquí no entro porque es un tema que no domino en absoluto).

Con la introducción de la alimentación complementaria no os asustéis. Yo no compraba potitos, los hacía en cantidad, los congelaba y me los llevaba a todas partes. No se trata de alta cocina son solo verduras, pollo, carne o pescado al vapor. Podéis invertir en una Babycook o hacerlo en la olla al vapor, como se ha hecho siempre. La Babycook os resolverá el tema del tiempo y la comodidad de lavar menos utensilios. Yo conseguí una con casi nada de uso (por no decir nueva) de segunda mano y baratísima, buscando bastante.

Conforme les vamos introduciendo nuevos alimentos y tipos de cocción lo mejor es ofrecerles la mayor variedad posible de acuerdo a la edad. Si conseguimos que les guste casi cualquier cosa resolveremos el tema de la comida estemos donde estemos y podremos preparar el mismo menú para toda la familia aprovechando el tiempo, los productos y los utensilios utilizados. Y evitando tener que preparar dos comidas distintas.

 

Artículos de puericultura (mobiliario y accesorios)

Recurrid a marcas lowcost, outlet, aprovechad rebajas, segunda mano, reciclad. Nosotros aprovechamos la cuna del padre de S cuando era peque (que el abuelo aún conservaba) restaurándola con un poco de pintura e imaginación. Aprovechad el gasto recurriendo a opciones convertibles (cunas que se transforman en camas, camas extensibles, etc.). O animáos a fabricar, en internet hay montones de tutoriales para convertir una cama normal en una de colecho o construir una cama Montessori.

Aquí aprovecho para recordaros que si estáis por comprar este blog os ofrece un 5% de descuento en la tienda outlet de Babytravel usando el código MAMITXX17 al hacer la compra online.

 

los gastos del bebé juguetes
Imagen creada por Graphicrepublic – Freepik.com

Juguetes, actividades, entrenimiento

Los niños no necesitan tantos juguetes como pensamos. La prueba está en que abren los regalos y se quedan jugando con la caja y el envoltorio. Y os aseguro que en este caso, menos es más. Menos juguetes = más espacio de juego, más juguetes = caos absoluto nivel “he perdido a mi hija entre los peluches”, ¡jajajaja!.

En el post Como entretener a los niños en casa os propongo unas cuantas actividades utilizando materiales que tenemos por ahí. También os recuerdo mis posts sobre las botellas sensoriales, la panera de los tesoros, la pelota Montessori y el caleidoscopio, echadles un vistazo si no los habéis leído ya.

Id a la biblioteca a buscar libros y leedlos juntos. En algunas también cuentan con material audiovisual que os puede gustar.

Si os interesa que empiecen a aprender idiomas pero no tenéis presupuesto para apuntarlos a una academia, buscad películas infantiles o música en esos idiomas. Os aseguro que empezar a entrenarles el oído es un gran paso.

Si queréis que practiquen deporte, poneos ropa cómoda y salid al parque, a la playa, a la montaña y jugad con ellos. Ensuciaos si hace falta. Además del valor de hacer ejercicio les estaréis aportando amor, tiempo, atención… En esta etapa los niños nos necesitan más a nosotros que a cualquier otra cosa.

Hago un inciso sobre estos últimos dos puntos (puericultura y entretenimiento) y el primero (ropa) para añadiros que aprovechéis las ocasiones en las que familiares o amigos cercanos le hacen regalos al bebé para pedirles lo que realmente os hace falta. Ellos se alegrarán de comprar algo a lo que daréis utilidad y que no se quedará guardado en un cajón.

 

Guardería, canguro, etc.

Tanto este punto como el que comentaré a continuación son temas delicados. En el caso del cuidado del niño cuando nosotros no podemos, todas las opciones, excepto que alguien os haga de canguro gratis (familia o amigos), os costarán dinero. Y a no ser que accedáis a una plaza en una guardería pública o que encontréis una privada económica y buena a la vez, los precios suelen ser altos. Hay cosas en las que es difícil ahorrar.

 

los gastos del bebé pediatra
Imagen creada por Iconicbestiary – Freepik.com

Salud (atención médica y vacunas)

Respecto a la atención medica hay dos alternativas: la seguridad social y los seguros médicos privados. S queréis optar por un seguro privado, consultad varios antes de contratar, ya que los precios pueden variar mucho. Recordad que existen alternativas de copago con cuotas mensuales bajas y pagos puntuales por visitas. Y consultad por los planes familiares.

Las vacunas que están programadas en el calendario de vacunación son gratuitas. Recordadlo esto porque en algunos centros privados cobran por colocarlas. Aunque no acudáis al pediatra de la seguridad social podéis pedir cita para que le administren allí las vacunas.

Respecto a las que no entran en el calendario, su coste suele ser elevado pero se recomienda aplicarlas. En este caso, yo opto por recortar otros gastos prescindibles y destinar este presupuesto a la salud de mi hija.

 

Y hasta aquí mi análisis sobre los gastos del bebé. Seguro que tenéis cosas que añadir, otros consejos para dar y quizá no coincidáis conmigo en algunos aspectos. Me gustaría leer vuestros comentarios al respecto y ayudar entre todos a aquellos que se están por estrenar como padres.

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Y recuerda que también me puedes seguir en Facebook , Instagram y Twitter

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *