Los niños y el arte: una relación que viene desde la cuna

La relación entre los niños y el arte

los niños y el arte
Foto: Freepik.es

Hace días que me viene rondando un tema en la cabeza y me pareció interesante compartirlo aquí. Se trata de la relación entre los niños y el arte y su importancia en el desarrollo y el crecimiento.

El acercamiento al arte a edades tempranas no solo es importante sino que, me atrevería a decir, es recomendable. El arte ayuda a los niños a construir su propia identidad, a expresarse, a conocer. El niño se conecta consigo mismo pero también, y a la vez, con su entorno.

Ellos llegan al mundo con un aparato perceptivo virgen y cargados de incertidumbres. Aún no tienen los códigos para descifrar ese mundo compartidos culturalmente por los adultos. En otras palabras, ¿Por qué a un adulto no se le ocurriría dibujar un elefante verde pero a un niño puede que si? Porque a los adultos, cuando éramos niños, nos han enseñado lo que es un elefante y nos han dicho que solo hay una manera de dibujarlo. Una que no incluye el color verde, ni el lila, ni el azul… Nos han enseñado, nos han inculcado, nos han “moldeado” la manera de hacer las cosas. Y en esa manera de hacer las cosas está el arte.

Los niños pequeños, en cambio, son naturalmente surrealistas. Tienen la capacidad de establecer lógicas alternativas. Y pueden hacerlo por la libertad con la que circulan en su mente las imágenes. Y por las asociaciones libres que crean.

Su percepción aún no está organizada ni codificada, es, como define el psicoanalista Daniel Stern, “amodal”. Esto tiene como resultado una gran riqueza de esos primeros años, porque implica la posibilidad de una multiplicidad de registros en funcionamiento. Luego, esta riqueza se ira perdiendo cuando el lenguaje empiece a organizar la experiencia sensorial poniéndole un nombre y una representación a las cosas. Esto es: el elefante es grande, tiene tal forma y es gris. La racionalización constante hace que los niños vayan perdiendo esa percepción “amodal”.

¿Cómo acercar a los niños al arte?

los niños y el arte
Foto: Freepik.es

Y os preguntareis, ¿cómo se puede hacer un acercamiento de los niños al arte? De la manera que para ellos es más natural: a través del juego. Y es que en realidad el arte ya está presente en nuestro vinculo con el niño desde el principio. Esta en cada juego espontáneo y desorganizado, en la pintura con las manos, en las canciones, cuando descubren sus huellas, cuando juegan en el parque, cuando les contamos un cuento de miedo y corren a abrazarse al adulto. Donde hay imaginación hay arte.

“Un bebé de 6 meses puede mantener relaciones fluidas con el arte. Claro, todavía no dibuja, todavía no inventa poemas ni canciones, no danza, todavía no puede hacer obra, pero sí puede observar, escuchar, imaginar, decodificar, investigar, deambular, discriminar, percibir, jugar, sentir placer, emocionarse, establecer relaciones entre sonidos, palabras, imágenes, texturas, que enriquecen su mundo perceptual, mientras va aprendiendo maneras de nombrar esas experiencias, de recrearlas, o de ubicarlas un poco a cada lado entre el mundo real y el mundo ficcional”. María Emilia López – Arte y juego en los niños pequeños

los niños y el arte
Foto: Freepik.es

Los niños que son educados en ámbitos más flexibles, con tiempos prolongados de juego, que se les da lugar a desplegar sus gestos espontáneos, con propuestas artísticas habituales, obtienen algo que es de mucho valor para la vida en general: son capaces de desarrollar mas posibilidades inteligentes frente a la resolución de problemas de cualquier tipo. Es decir, pueden encontrar soluciones y respuestas alternativas a un mismo planteamiento. ¿Por que? Porque son capaces de manejar diversos registros al mismo tiempo, usar su imaginación para ver las cosas de otra manera.

¿Qué juegos?

El problema es que la oferta actual de juguetes convierte a los niños más en usuarios y menos en jugadores. Dejan menos lugar a la imaginación, a la fantasía, a la ficción. Y entonces somos los adultos los que tenemos que intervenir poniendo a su alcance materiales y propuestas que dejen espacio para que imaginación trabaje. Hace unos meses publiqué un post con propuestas para jugar con el arte en casa que son perfectas para esto. También son interesantes las propuestas como la panera de los tesoros, las botellas sensoriales o los juguetes Montessori o Waldorf.

los niños y el arte
Foto: Freepik.es

La semana pasada fui a la reunión de presentación en la guardería a la que asistirá S a partir de septiembre. He de decir que para mi es algo totalmente nuevo porque yo nunca fui a guarderia, hasta los 3 años estuve en casa con mi mamá. Pero es que yo me crié en una casa con patio, muchas plantas y varios perros correteando por allí, no en un apartamento como en el que vivimos ahora. Así que cuando tuve que ir a elegir guardería lo primero que valoré fueron los espacios y la posibilidad de experimentar y jugar en ellos.

Y claro, cuando llegue a la guarde elegida me enamoré de su enorme parque, de los extensos ventanales, de la luz solar que invadía las estancias y la cantidad de cosas para jugar (no juguetes) que había por todos lados. Además, en la reunión de presentación, una de las cosas que remarcaron los educadores y que me comentaron otros padres repetidores fue que allí lo que primaba era el juego: “aquí solo juegan”. Y pensé: “me parece perfecto”.

 

Y vosotros en casa, ¿hacéis algo para fortalecer la relación entre los niños y el arte?

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

 

La bibliografia de la información que aparece en este post:

María Emilia López. “Arte y juego en los niños pequeños”

Gabriela Augustowsky. “El arte en la enseñanza”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *