Organización siendo madre: un gran reto

organización
Foto: freepik.es

Algunos consejos para tener una mejor organización y llegar a todo

La organización es uno de los retos más grandes para una madre primeriza. Con el bebé todo cambia cada día. Las tareas diarias se complican y las rutinas que utilizábamos antes de ser madres ahora no funcionan.

Yo no soy en absoluto un ejemplo de madre organizada. De hecho nunca lo fui, ni siquiera antes de ser madre. Pero antes me era más fácil conseguir mis objetivos diarios porque sólo dependía de mi misma. Ahora dependo de los horarios y las demandas de mi hija y eso deja poco lugar a la improvisación.

Por eso, uno de mis objetivos para este año es conseguir ser organizada. Para ello estoy intentando aprender y tengo una amiga a la que se le da muy bien y a quien he convertido en mi maestra de organización. En nuestros cafés semanales charlamos de cómo nos va con las peques y cómo llevamos esto de la maternidad. Es como una terapia maternal y os aseguro que viene muy bien charlar con alguien que está pasando lo mismo que tú en el mismo momento. Entre las cosas que hablamos sale a menudo el tema de la organización. Y lo que nos surgía siempre era la cuestión de que nos pasamos el día haciendo cosas pero al llegar la noche tenemos la sensación de que no hicimos nada. Y eso es porque seguramente se nos quedaron un montón de cosas pendientes.

 

organización
Foto: freepik.es

No soy Super Woman

Hay miles de cosas que hacer al día: Limpiar la casa, lavar la ropa, cocinar, llevar a cabo las rutinas de belleza y aseo personal, hacer ejercicio, hacer la compra, quedar con tus amigos o familia, trabajar, etc. Y como si no fueran pocas a estas se suman los encargos puntuales (el pediatra, los trámites, el disfraz de carnaval, ir a comprar bodies para la peque).

De solo pensarlo me entra migraña, ¿Por dónde empiezo?¿Me dará tiempo a acabar con todo?¿Cuándo tendré un rato para hacerme el tinte o pintarme las uñas? No soy Super Woman. Nadie lo es.

Pero no hay que desesperarse porque todo es posible solo hace falta tener un plan. Hay algunas pautas que pueden ayudar a que el día a día sea más fácil y productivo y que al acabar el día o la semana no sintamos que nuestro esfuerzo cayó en saco roto. Les comparto algunos consejos que me dio mi amiga.

Tips para conseguir una mejor organización de las tareas del día a día

Dedicar un día para preparar todas las comidas de la semana. No hace falta que prepares todas las comidas y cenas, quizá solo con prepararte las comida para los mediodías te valga. Con esto ahorrarás tiempo entre semana porque no tendrás que pensar cada día que hacer, no ensuciarás la cocina a diario y no perderás minutos cocinando. Además así podrás hacer comidas más elaboradas y comerás mejor.

organización
Foto: freepik.es

Hacer una planificación de tareas diarias. Incluyendo también los momentos de descanso, los de ejercicio y tus rutinas de belleza. El planning tiene que estar en papel para que puedas ir marcando lo que has hecho. Apuntarte todo e irlo tachando te ayudará a visualizar mejor el día completo y todo lo que tienes que hacer. Al llegar la noche, ver las tildes o tachones te dará una satisfacción grandísima.

Apunta todo lo que tengas que hacer. No te fíes solo de tu memoria. No sé si es solo a mí que me pasa, pero tengo tantas cosas en la memoria que no retengo nada. Y si a esto le sumamos que con los peques tenemos distracciones a cada rato, es muy fácil que nos olvidemos de las cosas. Si te has hecho la planificación que mencione en el punto anterior, deja un espacio en blanco para apuntar las cosas que van surgiendo.

Optimizar todos tus movimientos. Nadie mejor que una madre sabe lo fácil y rápido que se desordena todo cuando hay niños. Siempre hay cosas que recoger o guardar. Y a esto hay que sumarle que te van quedando cosas por la mitad porque sufres interrupciones en cada momento. Un buen truco es aprovechar cada uno de tus viajes por la casa. ¿Tienes que ir al baño? De camino recoge ese calcetín que está tirado en el pasillo y llévalo con la ropa sucia.

organización
Foto: freepik.es

Despertarte antes. Si te despiertas una hora antes tendrás un ratito para hacer tus cosas o para organizarte el día. Es un buen momento para las rutinas de belleza, si las tienes, para hacer ejercicio, o en mi caso, para sentarme a escribir.

Repartir las tareas según el factor bebé. ¿Qué quiero decir? Los bebés tienen sus momentos de sueño, los de juego y los de “si no me coges en brazos lloraré hasta que vengan los vecinos a tiren la puerta abajo”. La idea es hacer la tarea más idónea para cada momento y utilizar todas las herramientas que tengas a tu alcance: cuna, hamaca, mochila, trona, juguetes, etc. Si sabes que hay algo que puedes hacer cuando esté despierto no lo hagas cuando este dormido, haz otra cosa. O mientras está entretenido con un juguete que le gusta. Si está tranquilo y controlado, aprovecha para ducharte, depilarte, pintarte las uñas y deja lo de doblar la ropa para otro momento.

Concentra todas las tareas más engorrosas en las primeras horas del día y no dejes para después lo que puedas hacer ahora. Los peques por la tarde suelen ponerse más inquietos y se complican más todas las tareas. Aprovecha y has temprano todo lo que te lleve más trabajo. Deja para las últimas horas del día las tareas más livianas. Y si puedes hacer algo en este mismo momento por qué dejarlo para más tarde. Más tarde te pueden surgir otras cosas y se te destartalará todo el día.

Ten mucha paciencia y no te frustres si no llegas a todo. Es la clave de todo. Porque hay día que por mucha organización que nos propongamos, avanzamos a paso de tortuga. No nos olvidemos que somos madres y nuestros peques no entienden de deberes aún.

Yo ya empecé a ponerlos en práctica y espero he notado que mis días son un poco más productivos. Además de que he conseguido dedicarme algún tiempo para mí.

 

¿Qué os parecen estos consejos? Contadme, ¿vosotras, cómo hacéis para llegar a todo? ¿Os pasa lo mismo que a mí?

Por cierto, ¡hoy el blog cumple un mes! ¡Gracias por leerme!

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Comments

  1. Mariela

    Yo la que estoy poniendo más en práctica últimamente es la última: “Ten mucha paciencia y no te frustres si no llegas a todo”, y otra más que es “aprende (o resígnate) a vivir en el desorden”.
    Hablando en serio, no dejo de replantearme el modo de vida individualista que tenemos, sueño con tener una familia extensa en casa que se vayan ocupando de las cosas que no llego a hacer o que lo tengan en brazos mientras yo hago otras cosas como cortarme las uñas (no soy de muchas cosas de belleza con lo cual mis cuidados del cuerpo son bastante más básicos 😛 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *