Pelota Montessori versión Mameando: muy colorida y tamaño XXL

Personalizando la pelota Montessori

pelota montessoriYa comentaba en mi último post que le estaba cosiendo una pelota Montessori a mi hija. Lo que no avise es que se trata de una versión personalizada. ¿Por que personalizada? Pues, porque para confeccionarla he reciclado retalitos de tela que tenía mi madre en su casa y son todos de telas distintas con estampados y texturas muy diversos. Y además, la pelota es tamaño XXL (porque soy así, un poco exagerada)

Si habéis visto alguna vez una pelota Montessori original sabréis que suele hacerse con una combinación de una tela lisa y otra estampada. Los laterales de los gajos se hacen con la lisa y las puntas con la estampada. En mi versión los laterales de los gajos van con telas estampadas (todas distintas) y las puntas con telas lisas de distintos colores. La original lleva en el centro un cascabel, yo no tenía así que en esta versión no lleva. Si resulta que os gusta y queréis hacer una,  estáis de suerte porque os voy a explicar cómo hacerla.

Pero antes, lo importante:

 

¿Qué es y para qué sirve la pelota Montessori?

La metodología Montessori nos dice que si el niño se mueve dentro de un entorno estimulador de su percepción, se favorecerá el desarrollo de sus cinco sentidos. Este primer acercamiento a los materiales sensoriales incita en el niño la observación que más tarde lo llevará a construir conceptos abstractos que irán formando su propia cognición (procesar información). El desarrollo interior y exterior del niño se complementan entre sí.

María Montessori lo denominó pasar de la periferia al centro. La periferia es la experiencia sensorial y el centro es el pensamiento abstracto.

“Así, los mate­ri­ales sen­so­ri­ales defin­i­ti­va­mente deben ser con­sid­er­a­dos como ‘abstrac­ción mate­ri­al­izada’. Cuando el niño se enfrenta direc­ta­mente con los mate­ri­ales se aplica a ellos con gran seriedad, aten­ción con­cen­trada que parece atraer el máx­imo de su con­cien­cia. Real­mente parece como si los más pequeños estu­vieran involu­cra­dos en hacer el mejor tra­bajo del que sus mentes son capaces: los mate­ri­ales abren nuevas puer­tas a la com­pren­sión que de otro modo per­manecería inac­ce­si­ble (Montes­sori, 1969)”.

Montessori con­sid­eró la infan­cia como la fase crítica en la evolu­ción del indi­viduo. Durante esta etapa se sien­tan las bases para todo el desar­rollo pos­te­rior.

 

La pelota

Las principales características de la pelota Montessori son que es blandita y las hendiduras que componen su forma permiten que el bebé pueda cogerla fácilmente con sus manitos. No rueda mucho así que podrá encontrarla siempre al alcance de su vista y llegar a ella con facilidad. Además, al ser de tela y muy liviana no supone ningún riesgo ni para el bebé ni para el mobiliario de la casa.

Por su textura, su forma, sus colores y su sonido (si le cosemos un cascabel) estimula la vista, el tacto y el oído del bebé. Por otro lado también es un estímulo para el movimiento y la inteligencia. Es perfecta para la etapa en la que el bebé empieza a gatear, porque la querrá perseguir. E incluso para cuando empiezan a dar sus primeros pasos.

 

Materiales:

pelota montessoriPapel (puede ser papel para patrones, cartulina o periódico)

Un plato o un compás.

Un bolígrafo

Tijeras para papel y tijeras para tela

Telas

Aguja e hilo o máquina de coser

Relleno de cojín.

Cascabel (si se lo queréis poner tendréis que coserlo en el centro de la pelota)

Paso 1: Crear los patrones

Con un plato o un compás dibujamos un círculo en papel y lo recortamos. El tamaño del círculo dependerá de lo grande que la queramos hacer.

Doblamos el círculo en cuatro y el triángulo formado por el cuarto es con lo que trabajaremos.

Por otro lado doblamos un rectángulo de papel en dos y utilizando el cuarto de círculo vamos a dibujar un ojo. Para ello colocamos el cuarto de círculo con las puntas del arco apoyadas en la base del rectángulo (sobre el doblez) y dibujamos el arco. Recortamos y al desdoblar tenemos el ojo hecho.

pelota montessori

Paso 2: Cortar las telas

Lo siguiente es cortar las telas. Tenemos que recortar 24 cuartos de círculo y 12 ojos. Yo utilicé las telas estampadas para hacer los cuartos y las lisas para los ojos.

pelota montessori

Paso 3: Coser

Elegimos dos triángulos (cuartos) y un ojo. Cosemos por el revés de la tela (enfrentando los frentes) cada uno de los arcos del ojo con el arco de los cuartos. Una vez cosidos los arcos, unimos los lados rectos de los triángulos dejando, hacia la punta, un trozo sin coser para darle la vuelta.

Una vez dado vuelta lo rellenamos y acabamos de cerrarlo cosiendo el trocito que quedo abierto. Nos queda formado un gajo

pelota montessori

 

pelota montessori

Paso 4: Darle forma a la pelota

Una vez cosidos todos nos tienen que quedar 12 gajos. Los reunimos de tres en tres y los vamos a unir entre si cosiéndolos juntos por las puntas de los gajos y luego por las esquinas de los ojos.

Ahora tenemos 4 grupos de gajos que tendremos que coser entre si por las puntas de los gajos de manera que queden las puntas de los triángulos todas hacía abajo unidas y que también coseremos.

pelota montessori

 

¡Hecho! ¡Ya acabamos la pelota! Ahora, ¡a jugar con ella!

pelota montessori

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Comments

  1. Pingback: Caleidoscopio: ¿qué es y como hacer uno en casa? - Mameando - Maternidad y crianza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *