Una madre normal… con 8 hijos. Entrevista a Irene de @soyunamadrenormal

soy una madre normal 8 hijos
11 pares… Foto del instagram de Irene @soyunamadrenormal

“Soy una madre normal” responde ella a la tantas veces repetida pregunta: “¿Cómo lo haces?”. Y ¿por qué le preguntan tanto eso? Será porque Irene Alonso es madre de 8 hijos y está embarazada de la novena. Y, hoy en día, esto no es tan común de ver.

Di con ella por una foto de Instagram. Concretamente, una en la que aparecía rodeada de sus hijos anunciando su nuevo embarazo. “¡Wow!”, Pensé. “¡Qué valiente!”. ¡Yo me desquicio con una sola!. Encontré su blog, leí su presentación y me dije: “¡tengo que entrevistarla!”

¿Qué le iba a preguntar? Un poco de lo que a todas las madres con uno o dos hijos nos gustaría preguntarle a una con 8 hijos (bueno, lo que yo creo que nos gustaría preguntarle).

“Son muchas las personas que piensan que mi vida es interesante y que tengo mucho que contar. Yo creo que no es para tanto. De verdad que pienso que soy una madre normal”

Sin duda, formar una familia XXXL no es tarea fácil y ellos han tenido momentos duros, como la pérdida de su cuarta hija. Pero, supieron afrontarlo, recuperaron la entereza y siguieron creciendo.

Cuando tuve la entrevista acabada se la leí a mi marido y cuando terminé me dijo: “¡Qué buen rollo!”. Y es que es así. Irene da buen rollo y al leerla me dan ganas de tener 8 hijos más. Bueno, un rato y luego pienso que me pueden salir todos inquietos como S y se me pasa, ¡jajaja!

No os doy mas la tabarra y os dejo la entrevista.

Entrevista a @soyunamadrenormal

– De pequeña ¿eras de esas niñas que sueñan con tener una familia numerosa?

Soñar, lo que se dice soñar…no. Pero sí es cierto que para mí era algo como… ¡dado por hecho! Nosotros somos seis hermanos, he crecido rodeada de familias numerosas y numerosísimas, así que para mí era algo normal!

– ¿Lo decidisteis de antemano con tu marido o se fue dando?

Como decía antes, para nosotros es algo normal, ¡mi marido son nueve hermanos! De todos modos en nuestros planes de vida común no entraba una familia tan grande. Las circunstancias que nos han tocado vivir han ido marcando la llegada de nuestros hijos. Perdimos una hija recién nacida, la cuarta. Quizá si hubiera vivido, nuestra familia habría llegado hasta ahí. Pero perder un hijo te hace replantearte muchas cosas…en realidad, ¡todo!

 

soy una madre normal 8 hijos
¡La novena viene en camino!
Foto del Instagram de Irene @soyunamadrenormal

– ¿Cómo haces para acordarte de las actividades de todos? Y ¿Cómo te organizas para que cada uno esté donde tiene que estar en cada momento (cole, extraescolar, deportes, etc)?

Yo no me complico mucho la vida…¡bastante complicación tenemos ya! Mis hijos van a un colegio en cuyos profesionales confío plenamente, así que no veo la necesidad de que acudan a clases particulares, academias de inglés, ni nada parecido. En el cole tenemos hasta cuarto de ESO, así que, de momento, van todos al mismo. El próximo curso la mayor ya tendrá que salir.

Las extraescolares nos las tomamos como algo divertido, eligen actividades que les apetezca hacer y, son ellos los que deciden, si no quieren nada, pues nada. Este curso, por ejemplo, han elegido actividades como baile, teatro, taller de arcilla, de teatro, robótica… Actividades que les hacen desconectar y divertirse. Nuestro cole ofrece cantidad de actividades, todas en el mismo horario, así que ¡nos lo ponen fácil! La segunda tiene las clases de baile en una escuela privada, pero como es mayor, va y viene sola. ¡Así que no es para tanto!

soy una madre normal 8 hijos
Asi es como Francisco, uno de los peques de Irene, dibuja a su familia.
Foto del Instagram de Irene @soyunamadrenormal

– En tu blog cuentas que vuestra casa es grande ¿Cuantos hijos teníais cuando dijisteis “ya no cabemos” y os mudasteis a una casa más grande? ¿O siempre vivísteis en la misma casa?

Pues hasta hace nada vivíamos en un piso muy pequeño, ¡apenas tenía setenta metros! Y nos apañábamos fenomenal. Eso sí, le sacamos todo el provecho posible, no nos quedaban más opciones que idear un sistema de descanso vertical. Cuando supimos que Esteban (el octavo) venía en camino, asumimos que era el momento del cambio, y aunque no era un buen momento para el mercado inmobiliario, nos pusimos a ello. En lugar de un pan debajo del brazo, Esteban trajo un casoplón de aúpa. Un milagro, desde luego, porque nunca había soñado siquiera el vivir en una casa así.

– ¿Cómo es salir de vacaciones con 8 hijos? Tienes alguna anécdota divertida.

¡Las vacaciones son estupendas! Una vez que nos hemos ido, claro. Los días de preparación son de lo más estresante para mí. Hay pocas cosas que me gusten menos que hacer maletas…imagínate…¡maletas para diez! ¡Con sus “porsiacasos” y todo!

Solemos cogernos las vacaciones en dos fases. Primero pasamos unos días en el sur y luego unos días en el norte. ¡A gusto de todos! Vamos en dos coches, yo con mi trolebús, y mi marido con el coche pequeño. Tenemos una furgoneta de nueve plazas, ¡pero no cabemos!! Así que toca doble de todo. Somos un numerito rodante, cada vez que paramos en una gasolinera a estirar las piernas, la gente nos mira alucinada y se pone a buscar la cámara oculta! En muchas ocasiones me han preguntado si era la monitora de algún tipo de campamento o colonias de verano.

una madre normal 8 hijos
A lavarse los dientes ¡todos a la vez!
Foto del Instagram de Irene @soyunamadrenormal

Recuerdo una vez en Portugal, estábamos de gira por el Algarve, que tiene unas playas maravillosas. Ese día fuimos a Praia da Marinha, unas calas preciosas a los pies de unos acantilados espectaculares. Ese tipo de playa súper chic llena de gente super cool con bikinis blancos y toallas de diseño…todo parejitas divinas, todos tranquilísimos, con sus mojitos en la mano mirando al infinito, postureando a tope… y de pronto llegamos nosotros, ¡la marabunta!

Íbamos con una de mis hermanas, que también está loca como yo, no os creáis que soy la única. Yo tenía siete, y ella seis en ese momento, así que imaginaos el ejército. Todo el mundo allí con su perfecto día de playa, y de golpe irrumpe una panda interminable de niños acarreando sillas, sombrillas, flotadores, colchonetas, balones hinchables, carritos de bebé, neveras, bolsas con cien millones de bocadillos, garrafas de agua como si se fuera a terminar el mundo… ¡No te puedes imaginar las caras de desconcierto de nuestro público! Plantamos allí el tenderete (que ocupaba más de media playa), y se acabó la tranquilidad de aquel paraje idílico. Lo bueno es que prontito nos dejaron solos en la playa, ¡se fueron marchando todos! Hay a quien le asusta un poco el follón que llevamos con nosotros. Al final pasamos un día estupendo, en una playa maravillosa ¡para nosotros solos!

– Dicen que todos los embarazos son distintos y en 10 embarazos tú debes haber tenido de todo. ¿En cuál lo has pasado mejor y por qué? Y ¿en cuál lo has pasado peor y por qué?

Es verdad que todos son distintos. El peor, el cuarto, sin duda. En la semana 27 me descubrieron una formación tumoral en la placenta, las células habían pasado al bebé y nuestra hija nació prematura y llena de metástasis, aquello me provocó eclampsia, síndrome de HELLP, muchísimas complicaciones. Estuvo apunto de costarme la vida. Nuestra hija apenas vivió unos minutos, así que el peor será siempre ese, espero que nada lo supere, la verdad.

El mejor diría que fue el quinto. Después de pasar por todas aquellas dificultades, me dijeron que probablemente no podría volver a tener hijos. Así que cuando tres años después supimos que venía Yago, lo vivimos como un auténtico milagro y disfrutamos de aquel embarazo una barbaridad. Cada hijo que he tenido después de aquello, ha sido como un gol en el descuento. ¡Ya van seis y no termino de acostumbrarme!

Mi embarazo actual está siendo duro, mi cuerpo lleva mucha tralla y también se va notando la edad. Pero, como tengo poco tiempo para pensar en ello, al final se pasa volando.Mi padre siempre nos dice eso cuando tenemos alguna dificultad: paciencia, ¡todo pasa!

– Algunas madres de más de un hijo dicen que es imposible cuidarse una misma en el postparto. A ti se te ve muy bien en las fotos ¿Haces algo especÍfico (ejercicio o dieta) para recuperarte tras cada parto? ¿O el trajín del día a día ya te es suficiente?

Pues hago poco, la verdad. Tengo una genética que me lo pone fácil. Durante el tiempo de la lactancia no hago absolutamente nada, como un montón de todo lo que me apetece y descanso para recuperarme de lo que un embarazo y un parto suponen, que es mucha tela. Cuando dejan el pecho me cuido un pelín, pero un pelín solo. Hago una tabla de ejercicios de siete minutos dos veces por semana para fortalecer los músculos y controlo más lo que como. Pero no hago dieta, sigo comiendo de todo, pero con moderación. Con ese poquito y mi trajín del día a día, recupero la talla 36 antes del primer año del bebé. Desde luego no es lo normal. Tengo amigas que lo han pasado realmente mal por no poder volver a ser como eran antes del embarazo. Como además las hormonas se pasan meses haciendo de las suyas, puede llevarte a una situación complicada.

una madre normal 8 hijos
20 años…
Foto del Instagram de Irene @soyunamadrenormal

– ¿Tienes algún momento del día exclusivo para ti?

Puff…¡no! No lo tengo, pero procuro buscarlo o ¡sacarlo de donde sea! Casi siempre me lo quito de dormir. Es súper necesario, porque si no te hundes. Y no solo para mí, para los dos. Mi marido y yo llamamos “la happy hour” a ese momento después de acostar a los niños. Cenamos juntos, nos acurrucamos viendo una peli… ¡es como el aire para nosotros! Y procuramos salir solos al menos una vez cada quince días. Cenamos por ahí como una pareja “normal”, nos ponemos al día. ¡Hay que ser un poco novios toda la vida!

Y luego yo, en los ratos (que os prometo que los hay) en los que están tranquilos, aprovecho para escribir, hacer alguna manualidad, leer algo pendiente… Lo importante es no esperar a no tener nada que hacer para dedicarse un rato, porque en una casa como la mía, en la que somos tantos y no tenemos ayuda de nadie para la casa además, siempre hay cosas que hacer. Pero no hay nada más importante que el sentirte bien. Al fin y al cabo en las madres se apoya la familia entera, tenemos que aprender a darnos ese valor y no dejarnos siempre para las últimas.

– ¿Cómo se llevan los niños entre ellos? ¿Los más grandes te ayudan con los más pequeños?

Pues, ¡tenemos de todo! Tenemos aliados naturales que lo han sido de siempre: la primera con el tercero, el quinto con el séptimo… Y luego tenemos alianzas efímeras, amores que se convierten en odios en apenas dos goles de por medio. Por lo general se llevan bien, son niños buenísimos, todo el mudo me lo dice. ¡Nuestro trabajito nos ha costado! Pero claro, no dejan de ser muchos y hay momentos de peleas muy gordas, que acaban terminando, claro, y al rato están jugando juntos como si nada. Lo bueno de los niños es que no son rencorosos, eso deberíamos aprenderlo de ellos.

Los mayores me ayudan, sí. Siempre he procurado no cargarles con más responsabilidad de la que les corresponde por su edad, al fin y al cabo son mis hijos, y no puedo ni quiero que los mayores vivan con la carga de atender a los pequeños. Sin embargo, muchas veces sale de ellos, instintivo y natural, y se dan cuenta de que es la hora del puré o de que hay que cambiar el pañal. La mayor sobre todo, tiene un instinto de protección con los pequeños que resulta muy emocionante.

soy una madre normal 8 hijos
Un cuento para dormir
Foto del Instagram de Irene @soyunamadrenormal

– Cómo se organiza la economía familiar de una familia de 10 miembros?

Me ha pasado muchas veces que la gente, al enterarse que tenemos tantos hijos, me dice “¡qué maravilla! Si económicamente pudiéramos, ¡yo también me animaba al segundo!”, al tercero, o lo que sea. Mi experiencia es que el dinero no es un impedimento.

Hemos tenido tiempos fenomenales en cuanto a ingresos, y también tiempos muy difíciles, ¡la crisis nos tocó a todos! Sin embargo, no hemos dejado de comer ningún día, y nunca hemos salido descalzos ni desnudos a la calle. Es cuestión de organizarse y de plantear prioridades. Tirar de marcas blancas, buscar el aprovechamiento, heredar la ropa de unos a otros… Y hacer algunas renuncias, eso sí. Mis hijos no van mucho al cine, pero en casa bajamos las persianas, hacemos montones de palomitas y lo disfrutamos igual. No van mucho al McDonalds, pero mis hamburguesas son mucho mejores, ¡os lo prometo! No tenemos el pase anual de la Warner, pero el día que podemos ir, ¡lo disfrutan como nadie! La mayoría de las necesidades que pensamos que tenemos, nos las hemos creado nosotros mismos, el día a día es mucho más sencillo.

– ¿Te has planteado alguna vez cuál es tu “límite” de hijos (por decirlo de alguna manera) o lo que sea será?

Nunca me lo he planteado, la verdad. No sé qué me va a pasar dentro de cinco minutos, así que es algo que no me planteo. Procuramos vivir el hoy, y ser felices en este momento. Mañana, Dios dirá… Anda que no da vueltas la vida.

 

¿Qué os pareció le entrevista? 

Si queréis seguir a Irene la encontraréis en Instagram como @soyunamadrenormal o en su blog 

 

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Y recuerda que también me puedes seguir en Facebook , Instagram y Twitter

 

 

 

Comments

  1. Pingback: Actualizando Novedades Semana 20/11-26/11 – Noticiero Pa/Maternal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *