Viernes dando la nota #12: Un año de blog

definición de mamear un año de mameando

Hoy hace exactamente un año que di a luz en el mundo virtual a mi blog: mi segundo hijo. Las mamás bloggeras me entenderán bien.

El embarazo fue corto, unas cuantas semanas de preparar temas, avanzar textos, elegir su formato, sus colores… El parto fue planificado pero, como todos los partos, estuvo acompañado de nervios, ansiedad, expectación y emoción, hasta el momento de darle click a “publicar”. Presentarlo al mundo fue una de las partes más bonitas con todos los “te felicito” y “mucha suerte”. Después vino eso de inscribirlo, claro, darlo de alta en Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest… (papeleo típico).

Y de ahí en adelante arrancó la aventura de criarlo, alimentarlo con contenido variado para que no se aburra, dedicarle tiempo mimándolo con mejoras, retoques, ajustes, dejarlo salir al mundo para que lo conozcan y él conozca, y observarlo interactuar con otros blogs. Hubo momentos tristes en los que me lo encontré solito y apagado (por culpa de algún post que no triunfaba mucho) y momentos en los que lo contemplé brillando con luz propia, rodeado de amigos y colmado de halagos. Estuve en todas esas ocasiones brindándole mi apoyo.

Como todas las madres, tuve algunos ratos de excesivo ajetreo en los que no pude dedicarle toda la atención que me hubiera gustado, pero procuré compensarlo con otros en los que regalé horas de tecleo ininterrumpido.

Fue un año en el que reflexioné sobre lo bueno y lo malo de la maternidad, investigué, descubrí y aprendí cosas nuevas, puse música a mis pensamientos y hasta me animé a volver a escribir algún cuento.

Mi segundo bebé, mi blog, cumple año. Mi primera bebé, mi peque, pronto tendrá dos. S me hizo mamá, Mameando me hizo blogger. Una tiene tanto que ver con el otro, como el otro con una. Conocer todo lo que encerraba la palabra maternidad, vivirlo, practicarlo, equivocarme y aprender, me llevaron a querer expresarlo en voz alta y, por qué no, ayudar incluso a otras mamás y otros papás que avanzan desorientados y a trompicones como yo por el mismo camino.

Pero no solo fue cuestión de eso. Como se dice que lo bebés vienen con un pan debajo del brazo y éste no se iba a presentar con las manos vacías, me trajo algo que necesitaba: recuperé hábitos que me hacen feliz, me reencontré, me redescubrí, me ilusioné.

Mi primer post comenzaba con un “Mameando voy, mameando vengo, por el camino, algo aprendo”. Así han sido estos 20 meses de maternidad y estos 12 meses de blog. Mis dos criaturas son un poco menos bebés pero, el desafío continúa. Sigo mameando y aprendiendo.

Hoy es viernes dando la nota y yo hace unos días escuche esta canción en la radio y me la apunté mentalmente para ponerle música al aniversario del blog. La letra habla de vivir, valorar la vida, luchar y seguir adelante.

No sabía, hasta hoy que vi el video, que fue escrita para una causa de la que, coincidentemente, este domingo 4 de febrero se celebra su día mundial: la lucha contra contra el cáncer.

Hoy dedico mi post a la vida y a todas las cosas que realmente valen la pena la alegría.

Gracias a todos lo que habéis estado por aquí durante este año leyéndome, comentando y compartiendo. Gracias por acompañarme. Y espero que lo sigáis haciendo.

Por que no soy supermamá pero, aquí estoy, mameando.

 

Vivir. Rozalén y Estopa

Y si me levanto y miro al cielo
Doy las gracias y mi tiempo lo dedico a quien yo quiero
Lo que no me aporte lejos
Si alguien detiene mis pies
Aprendería a volar.

viernes dando la nota

¡Nos vamos leyendo!

¡A seguir mameando!

Si te gusta lo que lees en mameando, suscríbete aquí y no te perderás nada

Y recuerda que también me puedes seguir en Facebook , Instagram y Twitter

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *